7 SEÑALES DE UN VÍNCULO ANÍMICO ENFERMIZO - Kris Vallotton

febrero 3, 2016

VÍNCULOS ANÍMICOS

El sexo es una experiencia tridimensional: espíritu, alma y cuerpo. En el momento en el que tengas sexo con otra persona, te unes a ella. El Dr. Daniel Amen escribe en su libro, “Cambia Tu Cerebro, Cambia Tu Vida”, “Cuando una persona se involucra de manera sexual con otra, tienen lugar cambios neuro-químicos en el cerebro de ambas personas que fomentan el vínculo límbico y emocional. El vínculo límbico es la razón por la que el sexo esporádico no le funciona a la mayoría de las personas en lo que respecta a toda la mente y el cuerpo. Dos personas pueden decidir tener sexo “para pasar el rato”; sin embargo, está ocurriendo algo a otro nivel que tal vez no hayan decidido para nada: el sexo está realzando un vínculo emocional entre ellos quieran o no. Una persona, normalmente la mujer, está destinada a crear un apego y será dañada cuando finalice esta aventura pasajera. Una de las razones por las que es la mujer la que más sale dañada es que el sistema límbico femenino es más grande que el masculino”.

 

A esto es a lo que llamamos vínculo anímico. El sexo es como echar pegamento a dos trozos de madera para pegarlos y despegarlos al día siguiente. Por supuesto, se queda pegada madera del otro trozo en cada uno de los trozos. Un trozo de tu compañero sexual (el bueno, el feo y el malo) se queda contigo (y viceversa) para el resto de tu vida. Imagínate lo que será cuando te unes a muchas parejas.

 

Los vínculos anímicos enfermizos son, a menudo, las ramificaciones de haber tenido parejas que crean un vínculo de por vida mediante un(os) encuentro(s) sexual(es), pero con las que solo has tenido una relación a corto plazo. El lazo (vínculo anímico) perdura mucho después de que haya terminado la relación, dejando a ambas partes con el deseo de estar completas.

3 RAZONES POR LAS QUE SE CREAN VÍNCULOS ANÍMICOS

ENFERMIZOS:

  1. Las personas están mal informadas y, por lo tanto, convencidas de que el sexo es un acto uni-dimensional y físico carente de conexiones emocionales o espirituales. No obstante, después del sexo, misteriosamente se encuentran deseando a la persona que, tal vez, ni les guste.
  2. Una persona (generalmente la mujer) se entrega sexualmente a otra con la esperanza de que el intensamente íntimo acto del coito cree un lazo que les lleve a niveles más profundos de compromiso en su relación. Pero no tarda en descubrir que su pareja sexual se estaba aprovechando de su necesidad de intimidad y usando su vulnerabilidad para tener sexo. Por supuesto, esto lleva a la persona a estar unida tanto emocional como espiritualmente a alguien que resienten profundamente.
  3. Dos personas se comprometen a casarse y, por lo tanto, presuponen que los votos del pacto son una mera formalidad. Así que viven juntos y disfrutan de una relación sexual fuera de un compromiso de por vida. Pero, más adelante, deciden (por la razón que sea) que no quieren vivir en una relación de pacto y, con el tiempo, rompen. Normalmente no se dan cuenta de lo profundamente que se han herido entre sí al desgarrar sus almas, rompiendo el tejido mismo de su ser en su separación.

 

Entiendo que hay cientos de otras razones por las que ocurren los vínculos anímicos enfermizos, pero sencillamente estoy intentando darte unos pocos ejemplos.

7 SEÑALES DE QUE TIENES UN VÍNCULO ANÍMICO

ENFERMIZO

  1. Estás en una relación abusiva ya sea física, emocional o espiritualmente hablando, pero te “sientes” tan apegado a la otra persona que te niegas a cortar la conexión y establecer límites con ella.
  2. Has dejado una relación (tal vez hace mucho tiempo), pero piensas de manera obsesiva en la otra persona (no puedes sacártela de la cabeza).
  3. Cuando haces cualquier cosa – tomar una decisión, tener una conversación con alguien, etc. – te “sientes” como si esta persona estuviese contigo u observándote.
  4. Cuando tienes sexo con otra persona (ojalá ésta sea tu cónyuge), no puedes dejar de visualizar a la persona con la que tienes un vínculo anímico.
  5. Haces tuyas las características negativas de la persona con la que está vinculada tu alma y aceptas sus ofensas como propias estés o no de acuerdo con ellas.
  6. Defiendes tu derecho a permanecer en una relación con la persona a la que está vinculada tu alma, aunque esté afectando de manera negativa, y hasta destruyendo, las relaciones importantes de tu vida (esposo, esposa, hijos, líderes, etc.).
  7. Tienes experiencias o “cambios de humor” de forma simultánea con la persona con la que está vinculada tu alma. Puede incluir enfermedad, accidentes, adicciones, etc.

 

1 Corintios 6:15 – ¿No sabéis que el que se une a una prostituta es un cuerpo con ella? Porque dice, “LOS DOS SERÁN UNA SOLA CARNE”.

HAY ESPERANZA

Hay esperanza si te encuentras en un vínculo anímico enfermizo. Nunca llegas a caer tan hondo que no puedas ser restaurado. Tienes vida nueva a tu alcance si sencillamente te arrepientes y pides a Jesús que te perdone. El perdón restaura el estándar en nuestras vidas y puedes volver a vivir en libertad y esperanza.

Para más información sobre este tema, echa un vistazo a mi libro Revolución Moral. Si quieres suscribirte a mi circular, regístrate aquí: http://kirsvallotton.com/

¿Te has liberado de un vínculo anímico enfermizo? Cuéntamelo en los comentarios que hay a continuación.

Topics: MoralidadSin categorizar


¡

comments