CAMBIA TU VOLUNTAD, CAMBIA TU VIDA - Kris Vallotton

febrero 26, 2016

Con frecuencia, lo que queremos y lo que elegimos son cosas muy diferentes. Por ejemplo, yo podría querer tener un cuerpo atlético pero este “deseo” no activa mi voluntad. Para poder lograr mi deseo, necesito tener la voluntad de cambiar mi alimentación, cambiar mi agenda y hacer ejercicio.

Nuestros “deseos” influyen nuestra “voluntad”, pero no debemos confundir nuestros deseos con nuestra voluntad. Podemos querer ir al cielo, pero se requiere que mi voluntad realmente haga el viaje.

Dios influye en nuestros deseos, pero seguimos teniendo “libre albedrío”.

Podemos querer ser ricos, famosos y/o influyentes. Podemos anhelar un matrimonio maravilloso o ser extremadamente apasionados para querer cambiar al mundo. Perro nuestras pasiones, deseos, y lo que queremos NUNCA dictará nuestro destino. ¡Cuando todo está dicho y hecho lo único que importa es nuestra voluntad!

Nuestra vida empieza a cambiar cuando descubrimos que nuestros deseos no son nuestra voluntad, y es cuando empezamos a tener la voluntad de una vida mejor bajo el Reino de Dios.

No siempre tengo la voluntad de hacer lo que quiero y no siempre quiero lo que mi voluntad elige. A veces no quiero ir a trabajar, pero mi voluntad lo hará. A veces quiero hacer ejercicio, pero no tengo la voluntad para ello. Solo lo que mi voluntad elija será lo que realmente suceda en mi vida.

Topics: IdentidadInspiraciónSin categorizar


¡

comments