DOCTORES, MEDICINA Y GENTE ROTA - Kris Vallotton

abril 27, 2016

He estado escribiendo una serie de artículos sobre algunos temas controvertidos que han surgido una y otra vez con personas que están en contra de Bethel o que han malentendido nuestra postura en ciertas áreas. Comprueba mis artículos anteriores aquí, aquí y aquí. Este blog tratará de los doctores, la medicina y la restauración de personas rotas.

 

DOCTORES Y MEDICINA

 

Existe un rumor que sigue surgiendo de que la iglesia Bethel no cree ni en los doctores ni en la medicina. Jesús dijo, “…Los sanos no necesitan médico, sino los que están enfermos”. No conozco a ninguna persona específica de nuestro personal que no acudiese al médico si no se sintiera bien después de haber orado. Tenemos un doctor en medicina llamado Dr. Andre VanMol que ha formado parte del consejo de Bethel durante muchos años, junto con una médico asociada que se llama Julie Winters, que también es parte de nuestro consejo.

 

Creo que el rumor puede haber empezado a causa de la forma en la que advertimos a las personas sobre lo que pueden llegar a experimentar por parte de sus doctores una vez recibido el milagro en sus cuerpos. Muchos doctores sencillamente no creen en milagros. Por lo tanto, cuando alguien se sana de manera instantánea de una enfermedad médicamente verificable para después ir al médico para que lo constate, a veces el médico se niega a reconocer su sanidad, aunque todas las pruebas vuelvan negativas y los síntomas hayan desaparecido por completo. (Francamente, creo que algunos doctores tan solo tienen miedo a que se les demande por diagnóstico erróneo, o a que sus compañeros piensen que están locos).

 

Ya que la fe juega un papel enorme en los milagros (Jesús dijo a menudo, “…tu fe te ha sanado”), es imperativo que las personas receptoras de una sanidad divina no empiecen a dudar de si están bien volviendo así a enfermar. Por lo tanto, decimos a las personas que deberían consultar a su médico para que verifique su milagro, pero que deberían ser conscientes de que esta dinámica es muy corriente en la comunidad médica.

 

PERSONAS ROTAS

 

Nada me molesta más que lo que a menudo se dice de nuestro punto de vista sobre la gracia de Dios y lo que se percibe como falta de convicción a la hora de vivir de manera santa o de tener una gran integridad. De hecho, tenemos una pasión tal por ver a las personas vivir vidas santas que escribí el libro Revolución Moral. También empezamos un ministerio con el mismo nombre para ayudar a sembrar esta moralidad en el tejido mismo de las naciones. (Visitar MoralRevolution.com).

 

Bill y Beni Johnson han sido nuestros líderes espirituales durante más de 35 años. Son unas de las personas más honestas, íntegras, amables y santas que jamás he conocido en mi vida. Su INTENSA pasión por la presencia y pureza de Dios hizo que Kathy y yo dejásemos cuatro negocios (que tardamos 20 años en levantar) para seguirles a Redding.

 

JESÚS AMA A LOS PECADORES

 

Creemos, sin embargo, que el mensaje central del evangelio es que Jesús ama a los pecadores. No solo tiene Jesús una intensa pasión por ellos, sino que tiene el poder de transformar a cualquiera sin importar lo bajo que hayan caído o lo frecuentemente que hayan fallado. Este ha sido el tema central de nuestro ministerio y mensaje durante más de tres décadas.

 

Jesús lo demostró mejor cuando escogió a Judas como tesorero de Su ministerio aun cuando sabía que era un ladrón. ¿Por qué haría eso? te preguntarás. Porque Jesús creía en las personas ANTES de que se lo merecieran, lo cual hizo que once hombres se convirtiesen en personas que cambiarían el mundo y que uno se ahorcase. (Por supuesto, hasta uno de Sus personas que cambiarían el mundo se apartó durante un tiempo y negó haberle conocido. Pero Jesús lo volvió a tomar y lo convirtió en uno de los pilares de la iglesia y en una piedra angular del templo celestial).

 

MI HISTORIA

 

Soy un testimonio vivo de la sorprendente gracia de Dios extendida a través de la familia Johnson. Aunque no estaba viviendo en pecado cuando los conocí, era un joven muy roto. Bill escogió creer en mí cuando no me lo merecía. Habló fuerza a mi debilidad, me extendió amabilidad aunque yo era frecuentemente rudo y me empoderó para liderar junto con él, aun cuando seguían existiendo muchas faltas públicas en mí. En pocas palabras, su fe en mí transformó mi vida.

 

Nuestras familias crecieron juntas en una pequeña iglesia de pueblo enclavada en las montañas del norte de California, como a una hora de la civilización. Esta experiencia de desierto se convirtió en un laboratorio en el que estos valores principales arraigaron y se vivieron de manera cotidiana. A lo largo de los años, esta cultura de misericordia y gracia atrajo a muchas personas rotas y sin virtud. Como los hombres poderosos de David, muchos de ellos fueron transformados y se convirtieron en grandes creyentes.

 

Otros en los que confiamos se estrellaron y se quemaron de mala manera, dejando un reguero de destrucción por donde pasaban. No obstante, escogimos no permitir que la gente que fallaba dictase nuestras convicciones principales. Pero cada vez que alguien caía, intentábamos aprender cómo hacer una mejor labor de restauración, empoderamiento y liderazgo en las personas. A medida que pasaron los años, nuestras técnicas de liderazgo mejoraron de forma bastante drástica; sin embargo, algunos continuaron escogiendo destruir sus vidas y las vidas de las personas que les rodeaban con el pecado.

 

CULTURA DE MISERICORDIA

 

Trajimos de manera natural esta cultura de misericordia y gracia a la iglesia Bethel con nosotros. La única diferencia es que Dios nos ha dado una plataforma mucho más grande y, como consecuencia, nuestras convicciones principales están siendo demostradas ante el mundo. Esta cultura empoderadora ha comisionado a miles de creyentes para que traigan el Reino de Dios a los cuatro rincones del planeta. No obstante, son relativamente pocas las personas que se han aprovechado de nuestra fe en ellos y abusado nuestra libertad. Han sufrido un naufragio y dañado a muchas personas.

 

Si deseas inscribirte para recibir mi circular, hazlo aquí: https://krisvallotton.com/

¿Has experimentado esta cultura de misericordia? Cuéntamelo a continuación

Topics: IdentidadSin categorizar


¡

comments