EL PODER DE UNA MENTALIDAD DE ABUNDANCIA - Kris Vallotton

marzo 10, 2016

Crecí como americano pobre (no como africano pobre), así que conozco como piensa la gente pobre. Nuestra gente despreciaba a los ricos; votábamos por los democráticos, hacíamos campañas en contra de grandes empresas, y culpábamos al “Tío Sam” de nuestra condición.

Éramos pequeños, gente sin poder, perdidos en el mar de la humanidad; remando duro, sin llegar a ningún lado. El viento de la adversidad financiera golpeaba nuestro pequeño bote. Y si eso no era lo suficientemente malo, los cruceros nos pasaban rápido, dejándonos lidiando con su estela; pero más que otra cosa, recordándonos las inconsiderables formas de la abundancia.

FAMILIA REAL

Fui salvo a los 18 años y me convertí en parte de una iglesia gloriosa. Era un príncipe de la familia real – al menos eso pensaba yo que éramos. Incluso aprendí que el Hijo de Dios se convirtió en el Hijo del Hombre para que los hijos del hombre se pudieran convertir en ¡hijos de Dios!

Pero pronto descubrí que la gente noble de Dios también despreciaba la abundancia. Despreciaban el hecho de que todos nosotros ansiábamos un reino celestial con calles de oro y portales de perlas, y sabíamos que nuestro Padre celestial poseía tanta riqueza que no se podía comprender, y ¡aun así nosotros éramos impulsados a la pobreza como una garrapata en el trasero de un perro!

Nosotros creamos doctrinas para consagrar la pobreza como si fuera el pináculo de la iluminación espiritual, el Monte de Rushmore de la Cristiandad. Hicimos a Jesús pobre, olvidamos que Él era el arquitecto de los cielos y el creador de la tierra. Él no es sólo rico, ¡sino todo poderoso! Él demostró poder sobre el clima, los mares, y sobre toda creación; peces, árboles, y ángeles le obedecen. Los demonios le temen y los reyes no pueden controlarle.

MAS QUE SUFICIENTE

Es cierto, Jesús nunca fue/será ni pobre ni impotente. Si Él necesita dinero, los peces se lo traen, y si necesita un cuarto (habitación) donde comer con sus amigos, es preparado para Él de forma sobrenatural. Si Él necesita alimentar a miles de personas sin previo aviso, simplemente multiplica el almuerzo de un muchacho – y Él siempre hace más que suficiente, no porque sea desperdiciador, ¡sino porque Él es extravagante! Él también es famoso por su habilidad al elaborar vino. De hecho, sólo necesita agua para instantáneamente fermentar el vino más caro en el planeta.

Pregunta: ¿Cómo sabía María que Jesús podía hacer vino a menos de que lo hubieran estado disfrutando en casa?

He escuchado tantos sermones acerca de que el dinero es LA raíz de TODO mal. Ahora parece gracioso, pero necesité 30 años para realmente leer lo que el versículo decía: “Porque el amor al dinero es raíz de toda clase de males; y hay quienes, por codicia, se han desviado de la fe y se han causado terribles sufrimientos.” 1 de Timoteo 6:10 (DHH)

¡Wow! El “AMOR” al dinero es realmente “UNA” raíz, no “LA” raíz, de “TODA CLASE”, no “TODOS” los males.

 

LAS INSTRUCCIONES DE DIOS

Así que puedes preguntar, “¿qué les instruyó Dios a estas personas ricas para hacer?” Buena pregunta. ¿Qué piensas? ¿Vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres? ¡No! ¿No tengas nada de dinero ahorrado, si no, no estás confiando en Dios? ¡No!

¿Estás listo? Aquí está: “A los que tienen riquezas de esta vida, mándales que no sean orgullosos ni pongan su esperanza en sus riquezas, porque las riquezas no son seguras. Antes bien, que pongan su esperanza en Dios, el cual nos da todas las cosas con abundancia y para nuestro provecho. Mándales que hagan el bien, que se hagan ricos en buenas obras y que estén dispuestos a dar y compartir lo que tienen. Así tendrán riquezas que les proporcionarán una base firme para el futuro, y alcanzarán la vida verdadera.” 1 de Timoteo 6:17-19

¿Comprendiste eso? – Dios nos suple con cosas no sólo para que sobrevivamos, sino para que las “disfrutemos”.

4 COSAS QUE PABLO LES ENSEÑA A LOS RICOS

Aquí hay 4 cosas que Pablo les enseña a los ricos:

1. La gente rica no debe confiar en su dinero, sino en Dios.

2. Ellos no deben de pensar que son mejores que todos los demás solo porque vivan en riqueza.

3. Deben de ser generosos y compartir.

4. Ellos deben de almacenar tesoros en el cielo, que es de donde fluye la verdadera riqueza.

“¡La riqueza no es una señal de tu relación con Dios!”- gritaste de forma insistente. Buenos, eso es verdad… ¡a menos que no lo sea!

Espera, piensa en esto: Dios hizo a Abraham rico, así que esta riqueza era definitivamente una señal de su amistad con Dios. Oh!, también le sucedió a Isaac, Jacob, David, Esther, y especialmente a Salomón (y muchos más).

Sí, pero se pone todavía mejor. Moisés escribió: “Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque Él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.” Deuteronomio 8:18

CONFIRMADO EL PACTO

¡Dios dijo que Él estaba dándole a su gente “poder para hacer riquezas” con el propósito de “confirmar su pacto” con ellos!

De tal manera, que es cierto que algunas veces Dios da riquezas a personas para confirmar su relación con ellos. Así que no todas las personas ricas conocen a Dios, pero a aquellos que Dios hace ricos lo conocen. Claro, estar en la quiebra tampoco te consigue un lugar en el cielo. Pero usualmente el ser pobre significa que muchos están trabajando para alguien que probablemente no les agrada, tomando prestado de una institución que tiene dinero (para quien se convierten en sus esclavos) y/u oran para que Dios les traiga una persona rica que les ayude (teniendo en su corazón una ofensa en contra de ellos por ser ricos).

Personalmente, tú puedes hacer lo que tú quieras, pero yo tengo 4 hijos y 8 nietos, así que ¡estoy orando Deuteronomio 8 sobre mi familia!

Dios bendiga a mi familia con el poder de hacer el tipo de riqueza que no sume tristeza a ella, y ¡que confirme Su pacto con nosotros!

-Si quieres suscribirte a mis boletines, inscríbete aquí: https://krisvallotton.com/

¿Tienes una mentalidad de abundancia/riqueza? Cuéntame en los comentarios de abajo.

Topics: Eventos actualesLiderazgoSin categorizar


¡

comments