ENCUENTRA A TU GENTE, ENCUENTRA TU DESTINO - Kris Vallotton

enero 11, 2017

 

NO ES MI CLAN

Yo fui salvo en el Movimiento de Jesús. La “Gente de Jesús” fue un grupo contracultural que vivía comunalmente, sembró jardines, y comía de la tierra. Su lema era, “Salgan de en medio de ellos
y apártense,“ dice el Señor. “No toquen nada impuro; y yo los recibiré.” (2 Corintios 6:17)
Fue una mentalidad de aislamiento que resultó, que no era lo mío. Personalmente, yo amaba a la “Gente de Jesús”. Compartíamos un corazón por la santidad y pasión por Dios, pero lo que ellos gritaban (metafóricamente hablando) yo lo susurraba, y lo que yo gritaba, ellos lo susurraban. Aunque yo los admirada, y muchos de ellos aún son mis amigos el día de hoy, ellos no son mi clan. Yo languidecía en la sombra de su creencia de aislarse de la sociedad. Su falta de motivación para transformar el mundo me volvía loco. Era un punto constante de conflicto en nuestras relaciones, hasta que finalmente decidí irme. Es importante reconocer que una tendencia no es necesariamente mejor que la otra, pero debes identificar a qué lado te inclinas cuando estás buscando a tu gente.

 

8 TIPOS DE CLANES

Las escrituras ayudan a definirnos; muchos de nosotros nos encontramos resonando con versículos que moldean y revelan nuestras actitudes. Aquí hay algunas perspectivas que pueden revelar más sobre quién eres y quién es tu gente. Si estos son los tipos de escrituras por los que sueñas, entonces encuentra a personas con el mismo corazón y colabora con ellos.

Como un niño

Es justo decir que somos llamados a ser como niños. Pero para algunos, la actitud de un niño es más que un atributo, es un gen que los define. ¿Te conectas con la humildad del Cordero de Dios cuando Él proclamó: “Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él”? (Lucas 18:17) El motor de tu corazón es, “¿por qué no todos pueden amarse unos a otros y llevarse bien?” Si eres el tipo de persona que nunca maduró pero en vez de eso creció en Jesús, en su naturaleza, en sus virtudes, entonces quizá encontrarás a tu gente entre este clan: La gente que tiene una fe simple, sin complicaciones.

Responsable

Tal vez te mueve dar un paso y suplir las necesidades de los quebrantados y heridos en una comunidad. Para ti, ¡la responsabilidad es tu trabajo número uno! Tu entiendes que “el amor es sufrido” (13:4 RVA 1960), y te sientes totalmente realizado cuando estás en la lucha, llorando con los que lloran y gozándote con los que se gozan. Si esto te describe, entonces tendrás más posibilidad de encontrar a tu gente en el maizal que en campo de juego, en el lugar de trabajo que en un boliche.

Con mentalidad de siervo

Todos los creyentes son realeza y, simultáneamente, siervos de todos. Aunque algunos creyentes tienen más mentalidad de siervos en su naturaleza que otros. Ellos se sienten completamente vivos cuando hacen cosas prácticas por la gente. El Reino tiene un alto valor por los atributos de servicio. Jesús dijo, “Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos” (Marcos 9:35). Tu silla de servicio es tu trono de destino. ¿Tu pasión se activa a través del servicio? ¿Naturalmente piensas en suplir las necesidades de la gente? ¿Te imaginas a ti mismo junto a otros en esfuerzos coordinados para ayudar al pobre o al quebrantado? Si estas son verdades acerca de ti, entonces estos valores deben residir en tu gente a fin de que resuenes con ellos.

Noble

Algunos de ustedes huelen a realeza. Te portas con nobleza y das la impresión de que trabajas en la Casa Blanca. El apóstol Pablo dijo “¡Ya tienen todo lo que desean! ¡Ya se han enriquecido! ¡Han llegado a ser reyes, y eso sin nosotros! ¡Ojalá fueran de veras reyes para que también nosotros reináramos con ustedes! “(1 Corintios 4:8). ¿Te imaginas a ti mismo guiando en un área con un equipo de asesores de primer nivel? ¿Te ves más como el Rey David o el Rey Salomón que como José o Daniel (quienes aconsejaron a reyes)? Si este eres tú, es más probable que encuentres a tu gente en la comunidad que en la congregación.

Como novia

Cantar de los Cantares es la historia de dos amantes que están tan apasionados el uno por el otro que hacen que el lector se sonroje. ¿Eres un romántico empedernido? ¿Estás tan ensimismado en tener un romance con el Novio que parece que el resto de la vida es un estorbo? ¿Valoras los sentimientos y experiencias sobre tareas y logros? Si contestaste afirmativamente, entonces la pasión es el sello del ADN de clan. Probablemente abordas la vida como la novia lo hace y te expresas a través de la creatividad; es común encontrar a tu clan en una comunidad de artistas, músicos, o danzantes – gente conocida por ser sensible, intuitiva, profética, y creativa.

Competitivo

Realmente admiro este próximo clan. ¡Estos amigos son los olímpicos del Espíritu Santo! Para estos amigos, un minuto desperdiciado es una carrera perdida. Pablo resumió este estilo de vida cuando escribió a la iglesia de Corinto, “¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero sólo uno obtiene el premio? Corran, pues, de tal modo que lo obtengan” (1 Corintios 9:24) ¿Ese eres tú? ¿Sientes que la vida es una competencia esperando a que la ganen o una pista de obstáculos que debe conquistarse? Si es así, tu gente probablemente se encontrará en una cancha de basquetbol, o en algún lugar escalando una montaña – en cualquier ambiente con actividades que requieren disciplina intensa.

Listo para la batalla

Los listos para la batalla es tan intenso como los atletas disciplinados, pero para ellos la vida no es una carrera, ¡es una guerra! Ellos ven el mundo como un campo de batalla y se ven a sí mismos como soldados que están involucrados en una intensa lucha contra el diablo por las almas de los hombres. El apóstol Pablo era definitivamente la personificación de un soldado y requirió de aquellos quienes lo acompañaban que se enlistaran en sus “fuerzas armadas”. Vemos esto en la exhortación a Timoteo cuando escribió “Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado que quiera agradar a su superior se enreda en cuestiones civiles. (2 Timoteo 2:3-4)

De arduo trabajo

Mientras algunas personas son soldados, aún otros son granjeros de arduo trabajo. Los granjeros son lentos pero laboriosos; son personas consistentes y pacientes quienes, a través de trabajo prolongado, reciben su recompensa en la temporada de cosecha. Los granjeros hábiles deben ser visionarios porque plantan árboles que no dan cosecha por muchos años. ¿Quizá esto resuena contigo? Tu amas el trabajo duro, y tienes gran paciencia, sabiendo que tu esfuerzo será recompensando con el tiempo. Disfrutas la vida en distintas temporadas. Amas relajarte en el invierno de la vida, consciente de que “El hijo prevenido se abastece en el verano, pero el sinvergüenza duerme en tiempo de cosecha” (Proverbios 10:5)

 

 

 

COLÓCATE TUS LENTES TRIBALES

Quiero retarte a que te pongas tus lentes tribales cuando leas tu Biblia. Busca las actitudes y atributos del reino con los que tu corazón resuena mientras examinas sus páginas. Pon atención al ADN dentro de ti para que puedas descubrir a tu gente en el mundo alrededor. Recuerda: hasta que encuentres a tu gente, no puedes aprehender por completo tu destino divino porque ¡tu destino está en tu gente! Para más sobre encontrar a tu tribu checa mi nuevo libro, Destined to win. ¿Con qué grupo resuenas? ¡Menciona a tu clan en los comentarios abajo!

Topics: Sin categorizar


¡

comments