LA PRUEBA DEL DESACUERDO - Kris Vallotton

agosto 9, 2016

Los sistemas de creencias son como los acentos. Todos hablamos con acento, aunque a menudo no nos damos cuenta hasta que estamos en presencia de alguien que habla con un acento distinto al nuestro (y, por supuesto, todos tendemos a pensar que es la otra persona quien tiene el acento).

De lo que la mayoría de nosotros no nos damos cuenta, es que también vemos con un acento. Este acento visual es una especie de prejuicio de procesamiento – una lente – que da forma a nuestra visión del mundo, el Reino y la Biblia al hacernos ver las cosas, no cómo son, sino como creemos que son. Así, mientras vivimos nuestra fe y leemos la Biblia, buscamos y esperamos ver lo que valida lo que ya creemos. En otras palabras, tendemos a ver sólo lo que estamos dispuestos a ver.

 

¿QUÉ DICE REALMENTE?

El Dr. Lance Wallnau, un respetado autor y maestro, me condujo a casa con este punto en mente en una conferencia que dio recientemente. Él trajo un tonel de banderas de varios colores en el escenario y nos dio treinta segundos para contar todas las banderas doradas. Luego nos ordenó cerrar los ojos, y nos preguntó cuántas banderas rojas estaban en el contenedor. Por supuesto, nadie podía responder a la pregunta porque sólo habíamos contado las banderas doradas.

Esta es una buena imagen de nuestra tendencia a leer nuestros propios valores, experiencias de vida y prejuicios doctrinales en lo que dice la Biblia. El peligro es que, debido a nuestra visión selectiva, a veces hacemos que la Biblia diga algo que no dice.

 

LENTE DE DENOMINACIONALISMO

La lente del denominacionalismo se define principalmente por la prioridad del acuerdo doctrinal, lo que implica una visión negativa del desacuerdo en el Cuerpo de Cristo. Cuando las personas con una lente denominacional se acercan a las Escrituras, su visión selectiva requiere que los términos y conceptos bíblicos apoyen el objetivo de eliminar el desacuerdo y, en última instancia, de desalentar el individualismo.

Por ejemplo, veamos los términos de lealtad y unidad desde el enfoque denominacional. En el denominacionalismo, la lealtad se redefine a menudo como “estar de acuerdo con el líder”. El desacuerdo se llama “deslealtad” y, a menudo, “falta de respeto”. Pero la verdad es que la lealtad sólo se pone a prueba cuando no estamos de acuerdo. Por ejemplo, la lealtad de David hacia el rey Saúl no fue revelada cuando vivía en la casa del rey como su yerno favorito, sino cuando vivía en el desierto como el rival odiado y perseguido por el rey. Además, si estamos de acuerdo con nuestro líder sobre un tema, entonces haremos lo que nuestro líder quiere que hagamos de todos modos, porque estamos de acuerdo. Sólo cuando no estamos de acuerdo, es cuando la estructura de nuestra relación se pone a prueba.

Para más información sobre este tema, revisa la edición revisada y actualizada de Lluvia Abundante (Heavy Rain): Cómo inundar tu mundo con el poder transformador de Dios en: HeavyRainBook.com.

¿Has tenido una relación que pasó por la prueba del desacuerdo? Háblame de esto en los comentarios a continuación.

Topics: IdentidadSin categorizar


¡

comments