LA RESPONSABILIDAD SE PARECE A ALGO - Kris Vallotton

noviembre 7, 2016

Recientemente prediqué un mensaje titulado “La Responsabilidad de la Realeza”. Por si acaso te perdiste el podcast, quería compartir algunos de mis pensamientos aquí en el blog.

A QUIEN MUCHO SE LE DA, MUCHO SE LE REQUIERE

¿Alguna vez te has preguntado por qué Moisés tuvo que crecer en el palacio? ¿Por qué no pudo ser educado en su propia familia? Un día le pregunté a Dios esta cuestión, y su respuesta me impactó cuando me dijo: “Un hombre que internamente está en esclavitud no puede liberar a personas que están en externamente en esclavitud. Era necesario que Moisés fuera educado como un príncipe para que pudiera liberar a mi pueblo”. Crecer en el palacio le dio a Moisés los rasgos de carácter que necesitaba para liderar un movimiento. Por ejemplo, cuando vio que se estaba maltratando a sus hermanos, inmediatamente se puso en acción. Porque creció como realeza, respondió a la injusticia como si esta fuera su propia responsabilidad. Sabía que las cosas que ocurrían en el reino apelaban directamente a su influencia y responsabilidad.

Pienso que podemos aprender de la historia de Moisés. Cuando vivimos cerca del palacio podemos comenzar a percibir la injusticia diferentemente a si vivimos fuera de la realeza. Cuando nos educan en nuestras identidades como realeza, nos ponemos en acción cuando vemos injusticia. Como hijos e hijas de Dios, debemos tomar responsabilidad de nuestra realeza y empezar a responder a las injusticias que vemos hoy en el mundo. Este no sólo es nuestro llamado, sino que es nuestra naturaleza. Vienen a la mente unas pocas injusticias como la crisis ISIS, las tensiones raciales y la necesidad del movimiento #lasvidasnegras importan (#blacklivesmatter), y una temática actualmente bastante candente, el aborto. Aunque todas éstas son importantes, vamos a echar un vistazo al aborto.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, durante 2010-2014, ha ocurrido una estimación de 56 millones de abortos cada año alrededor del mundo. Solamente en los Estados Unidos, se llevaron a cabo 1.06 millones de abortos. El holocausto mayor en la historia de este mundo está ocurriendo en nuestros días. Nos tiene que importar.

¿Entiendes cómo obtuvimos permiso para matar a nuestro pequeño en el vientre? Hemos tomado la palabra “feto”, que es la palabra del latín “retoño”, y se ha redefinido para deshumanizar a los bebés que aún no han nacido. Es lo que los Nazis hicieron para justificar la exterminación de los Judíos y lo que los americanos hicieron a los africanos para validar el tratarles como animales. Cada vez que deshumanizas a una persona, das permiso para tratarle como algo “menos que” y en las peores circunstancias, quitarles la vida.

La ley juega un gran papel en esta crisis. En general, las leyes apoyan los valores sociales principales. Por esto, las mujeres sólo recibieron el derecho a votar en 1920’s porque, hasta entonces, nuestra sociedad no tenía un aprecio elevado por las voces de las mujeres. Redefinimos la forma en la que pensamos acerca de las mujeres y les dimos el derecho a votar. Al hacer esto, la mentalidad americana cambió.

Gracias a Dios, ellas ya no tienen que preocuparse más porque sus derechos se revoquen, debido a que vivimos en un país que ha cambiado su sistema de valores para apreciar grandemente su igualdad. La ley también apoya los valores principales de nuestra sociedad en cuanto al aborto. Así es que, el aborto, no es únicamente acerca de malas leyes, sino que es sobre una forma mala de pensar. Si queremos cambiar las leyes, tenemos que cambiar la forma en la que nuestra sociedad piensa de los bebés que aún no han nacido.

Con frecuencia escucho el argumento de que las leyes actuales del aborto en los Estados Unidos protegen los derechos de las mujeres. El problema es que el estar a favor de los derechos de las mujeres se tuerce cuando nos olvidamos de que cada mujer alguna vez fue un bebé. Las leyes del aborto debieran proteger a dos mujeres: La madre y la hija, una de las cuáles, no tiene voz por sí misma.

NUESTRA RESPONSABILIDAD COMO REALEZA

El aborto es un asunto de batalla en el ámbito espiritual. Cuando Moisés -que sería el libertador de los Israelitas- nació, Faraón estableció el decreto de matar a todos los primogénitos recién nacidos. Y cuando Jesús –que sería el libertador de la humanidad- nació, Herodes mató a todos los primogénitos. Cuando se acerca el tiempo de un movimiento de Dios, el enemigo intenta destruir la generación que lo llevará a cabo y cambiará el mundo. Y es tiempo de que tomemos nuestra responsabilidad como realeza ¡para ver el fin de esta injusticia!

Si todo el mundo hiciera algo, podríamos cambiar esto. Aquí hay una lista de cosas para hacer, pero quiero que tú le preguntes al Espíritu Santo qué papel desarrollar y que te comprometas a actuar en lo que Él ponga en tu corazón:

  1. Necesitamos trabajar para cambiar la opinión pública y la conciencia de las naciones. Hablar con tus amigos, tu familia y tus hijos acerca de salvar las vidas de los bebés que aún no han nacido.
  2. Científicos – necesitamos dar un paso adelante y redefinir cuándo comienza la vida.
  3. Políticos – las leyes necesitan cambiar para proteger a los que aún no han nacido.
  4. Los medios – crear medios que den voz a aquellos que no tienen y arrojen luz sobre cómo hemos deshumanizado a un grupo entero de personas.
  5. Médicos – aferraros al juramento que hicisteis de proteger la vida.
  6. Necesitamos crear un lugar seguro para que madres solteras tengan padres y madres.
  7. Hombres –hemos sido creados para proteger a las mujeres y a los niños. Debemos dar un paso hacia el rol que Dios nos ha dado y proteger a los niños por nacer.

Como realeza, nos importa lo que ocurre en nuestro reino. Te insto a que tomes un momento ahora, cierres los ojos, y le preguntes al Espíritu Santo cómo puedes formar parte para ver cambios, respecto a este tema, en nuestro mundo. Una vez que Él te hable, escribe lo que escuches y comprométete a actuar. ¡Me encantaría escuchar lo que estarás haciendo para salvar las vidas de los hijos preciosos de Dios!

Topics: Eventos actualesIdentidadMoralidadSin categorizar


¡

comments