LIDIANDO CON EL ABUSO - Kris Vallotton

octubre 18, 2015

Cuando la gente aconseja a las mujeres (u hombres según sea el caso) de quedarse en una situación de peligro en nombre de la “sumisión”, necesitan una revisión de cabeza. Una esposa jamás fue llamada a ser una trabajadora del zoológico, una domadora de leones, ni un costal de box. Ella nació para ser protegida, adorada, abrigada, y empoderada. La sumisión debe ser una experiencia mutua y unilateralmente aplicada, o es una relación de jefe y esclavo, y no un matrimonio. Sumisión no es impotencia y miedo llevados al ritmo de la religión sin razón, sino que está forjada en el horno del mutuo servicio y pasión.

Si un hombre abusa de una mujer y le dice que la ama, él es un mentiroso y un cobarde redomado… punto. El amor es más que solo un montón de palabras puestas juntas en una frase. Yo no estoy sugiriendo aquí que una mujer se divorcie de su marido (aunque algunas veces esa sea la única solución), pero Tarzán se puede quedar solo en la jungla hasta que demuestre que puede ser amable con los animales. Hasta entonces QUIZÁ éll estará listo para intentar lentamente reconstruir la confianza con los humanos.

Si Tarzán usa amenazas y manipulación para tratar de abrirse camino de nuevo en la relación, él puede quedarse en la jungla y vivir entre gorilas.

Todos los matrimonios requieren sacrificio, pero forzar a tu esposa (o esposo) a ser un sacrificio es un salvador substituto y una falsa religión. Mucha gente que toma esto como solución muere de un corazón roto en los brazos de su abusador. Al contrario de la opinión popular, los niños que crecen en este ambiente están siendo entrenados para ser terroristas, no discípulos de Cristo. Aguantar el abuso no es una expresión de amor de pacto; es una lenta marcha a los campos de exterminio del diablo. Estoy convencido de que algunas personas que se quedan en matrimonios peligrosos y altamente abusivos tienen un complejo de mártir. Estas personas creen honestamente que Jesús les exige que permanezcan en esa relación cruel. Pienso que estas personas están leyendo la Biblia a través de unas lentes de odio y falta de respeto hacia sí mismos. Entiendo que hay personas que llaman a cualquier conflicto “abuso peligroso”. De ninguna forma estoy intentando alentar el divorcio. He estado casado por 40 años, así que soy un hombre de pacto. Pero también soy la víctima de dos padrastros abusivos (Afortunadamente uno de ellos ha cambiado sus maneras y aún está casado con mi madre). Literalmente podría escribir un libro que se titulara “Una guía práctica para sobrevivir a una familia violenta”.

Topics: MatrimonioSin categorizar


¡

comments