PRINCIPIOS DE BETHEL RESPECTO A SEÑALES, PRODIGIOS Y MILAGROS - Kris Vallotton

abril 18, 2016

Existen unos cuantos temas que aparecen una y otra vez con quienes no están de acuerdo con Bethel o que malinterpretan nuestra posición respecto a ciertos asuntos. Pensé en tratar de clarificar algunos de estos asuntos para las personas que estén realmente interesadas en nuestra perspectiva. No estoy escribiendo una tesis teológica exhaustiva de cada punto para intentar convencer a nuestros críticos de que nosotros estamos en lo correcto. Simplemente intento dejar más claro, en términos sencillos, qué es lo que creemos y por qué.

SEÑALES, PRODIGIOS Y MILAGROS

Las señales, los prodigios y los milagros parecen ser un constante punto de confusión para las personas que no están de acuerdo con nosotros. Algunos escriben acerca de mí, de Bill Johnson o de la Iglesia de Bethel como si nosotros fuéramos los creadores de la idea de que los cristianos deberían tener un estilo de vida sobrenatural. Esto me resulta gracioso. La gente escribe frecuentemente cosas como, “Bill Johnson dice…”, y después citan la Biblia palabra por palabra.

Por ejemplo, fue Jesús el que dijo, “El que crea y sea bautizado será salvo… Estas señales milagrosas acompañarán a los que creen: expulsarán demonios en mi nombre y hablarán nuevos idiomas. Podrán tomar serpientes en las manos sin que nada les pase y, si beben algo venenoso, no les hará daño. Pondrán sus manos sobre los enfermos, y ellos sanarán”. (Marcos 16:16-18). Nosotros no tenemos ningún interés en estar agarrando serpientes o beber cosas venenosas… no creemos que eso fuera lo que Cristo estuviera intentando resaltar. Él simplemente estaba articulando que los creyentes tienen poder sobre el reino demoniaco y sobre los eventos dañinos que existen en este planeta.

REINO SUPERIOR

Cuando los cristianos superan la enfermedad, las dolencias o los demonios de manera sobrenatural, es una señal de que un Reino superior ha sido superpuesto sobre un mundo inferior. Jesús continuó diciendo, “Les digo la verdad, todo el que crea en mí hará las mismas obras que yo he hecho y aún mayores, porque voy a estar con el Padre”. (Juan 14:12). La exhortación, mandato y comisión de hacer milagros, sanar al enfermo y echar fuera demonios está por todo el Nuevo Testamento. Jesús y los apóstoles articulan, demuestran y reproducen un estilo de vida sobrenatural, al igual que lo hacen creyentes corrientes desde el libro de Mateo hasta el libro de Apocalipsis. No solo eso, sino que los milagros, en una forma u otra, han sido parte de casi cada avivamiento en la historia de la Iglesia.

RECIBE AQUELLO POR LO QUE JESÚS PAGÓ

Aun así algunos creyentes escogen vivir con menos de aquello por lo que Jesús pagó, y esa es su prerrogativa. Es común para los creyentes el sentirse intimidados cuando algún reportero pregunta en tono sarcástico, “¿crees que tú puedes hacer milagros o beber algún veneno sin ser lastimado, o tomar alguna serpiente venenosa?” Yo personalmente odio a las serpientes, pero mi respuesta es que ¡yo creo todo lo que Jesús dijo acerca de mí! Enfrentémoslo, el mundo tiene algunas doctrinas que requieren mucha más fe de lo que nosotros creemos. Ellos creen en la creación sin un Creador, en fetos que no son personas y están convencidos de que la vida con un propósito se originó a causa de un accidente cósmico. Se necesita más fe para hacer que Dios desaparezca de la necesaria para vivir para Él.

Si te gustaría suscribirte a mi circular, regístrate aquí:
https://krisvallotton.com/

¿Estás de acuerdo? Deja tus comentarios aquí abajo

Topics: InspiraciónSin categorizar


¡

comments