¿QUIÉN ES TU PAPÁ? PARTE 2 - Kris Vallotton

enero 4, 2017

 

CUANDO CONOCIMOS A BILL Y BENI

Mi padre falleció cuando tenía tres años, así que cuando conocí a Bill Derryberry y a Bill Johnson, ellos llenaron un gran vacío en mi vida. Cuando Kathy y yo conocimos a Bill y a Beni Johnson, encontramos que conectábamos muy bien con ellos. Algunas personas no saben esto, pero de hecho, ¡vivimos con Bill y Beni durante seis meses cuando nuestros hijos eran muy jóvenes! Aprendimos tanto de nuestra relación con los Johnson, al ver cómo vivían la vida y cómo interactuaban con sus hijos. Nosotros les servíamos y en cambio pudimos ver la forma en la que se expresa la nobleza , hasta el punto en el que se sentía como si tuviéramos el privilegio de conocer ¡a un príncipe y a una princesa! Ellos no tenían mucho dinero pero actuaban como si fueran ricos por la forma en la que se desenvolvían. Por ejemplo, ellos vivían en una casa parroquial cerca de la iglesia, y personas sin hogar que pasaban junto a la autopista tocaban a su puerta noche tras noche para quedarse con ellos cuando necesitaban ayuda, lo que ocasionaba que Bill y Beni ese la prestasen. Lo que me llamó la atención es que Bill nunca permitió que su autoridad lo separara de las demás personas. Eso me impactó tanto, que él fuera capaz de rendir su vida y bendecir a cualquiera.

EL PUNTO DE INFLEXIÓN

Cuando Bill me contrató, yo tenía como trasfondo el poseer un negocio por 20 años, por lo que la transición a la iglesia fue difícil debido a que no estaba acostumbrado a contar con una autoridad que estuviera por encima de mí. Alrededor de 5 años en los que trabajé para Bill, compartí en una iglesia, donde Dios me habló: “Este pastor se va a ir y tú tendrás la oportunidad de tomar su puesto”. Después de esto, una noche soñé que estaba predicando y que había miles de personas en la iglesia. En el sueño, el Señor me dijo: “Si dejas a Bill y te conviertes en pastor aquí, esto es lo que va a suceder”. ¡Creí que la imagen de miles escuchándome predicar era increíble! Inmediatamente la visión cambió y desde el espacio veía la Tierra y escuché la voz de Dios diciéndome: “Pero…nunca tocarás esto”. Él continuó: “Solamente tú y yo sabremos que fallaste, pero si te quedas con Bill, podrás ejemplificar por primera vez lo que sucede cuando apóstoles y profetas viven juntos de por vida”. Dios me estaba dando la opción de escoger, y al principio ¡fue difícil! Amaba a Bill pero me costaba trabajo el hecho de no ser el líder principal, por lo que estaba tentado a pastorear mi propia iglesia. Cuando le conté a Bill sobre la oportunidad, pero no sobre la visión, Bill me dijo: “Hagas lo que hagas, te voy a apoyar”.

Pasaron alrededor de cuatro meses y lidiaba con la elección de tomar el trabajo en la iglesia o de quedarme a servir con Bill Johnson. Recibí una palabra de un profeta y amigo de confianza, y después de lo que Dios me dijo necesité hacer un pacto en el que serviría a Bill por el resto de mi vida. Esto hizo que la decisión fuera más clara para mí.

A veces es necesaria una palabra así de clara que nos ayude a llegar a donde necesitamos estar.

Bill y yo compartimos en un retiro de hombres, y en el camino de vuelta me comprometí con él. Esto cambió todo porque hasta este punto, cuando tenía algún problema en el trabajo pensaba: “Puedo irme cuando quiera”, y eso hacía que los problemas fueran manejables. Sin embargo ahora estaba comprometido, tenía que trabajar en mi relación con Bill y con el equipo. En cuestión de un año, ¡comenzamos a pensar por primera vez de forma similar y las cosas comenzaron a explotar aquí en Bethel! El resto es historia.

4 LLAVES PARA CONVERTIRSE EN HIJO O HIJA

¿Cómo alguien puede encontrar a una madre o padre espiritual? Obtengo esta pregunta tan seguido. Sé lo que es desear tener cobertura, contar con una voz de experiencia, alguien con quien puedas compartir tus logros y procesar decisiones difíciles. ¡Anhelo ver a una generación hambrienta por esto! Todo comienza por posicionar nuestro corazón como hijo o hija. Después atraerás padres espirituales.

1) Encuentra a personas que valores y que te valoren.

Haz esto no por lo que puedas obtener de ellos, no por razones egoístas; sino por el fruto y la experiencia que has visto en sus vidas y que deseas igualar posteriormente. Si quieres ser un mecánico, ve a tiendas de reparación. Si quieres ser un pastor, está con pastores y apila sillas.

2) Sirve bien.

Frecuentemente en nuestro ambiente enseñamos que eres asombroso, lo cual es cierto, pero hay veces en que la gente sale de aquí y busca su trono por destino. ¡Están malentendiendo la cuestión! El asiento de la servidumbre se convierte en nuestro trono. Encuentra un lugar simple para servir y hazlo bien, porque ahí es donde Dios busca a grandes líderes.

3) Da lugar a que otros te moldeen.

Tendrás que permitir que tu vida sea transformada por tus padres espirituales. Todos queremos a alguien que nos afirme, pero si no estamos dispuestos a recibir crítica constructiva no estamos dando lugar al crecimiento o, inclusive, a una conexión más profunda. Cuando valoramos la gente a tal grado al que les permitimos ajustarnos, comenzamos a posicionarnos de la misma forma. Permíteles que cambien tu forma de vivir.

4) Está abierto a que sea diferente de lo que tienes en mente.

Sé que algunos de ustedes pueden luchar con la idea de invitar a padres o madres espirituales por cuestión de la edad. ¿Qué pasa si no hay gente mayor a tu alrededor? Tengo más de sesenta y todavía tengo mucho por aprender debido a que siempre estoy creciendo. Todos tenemos diferentes especialidades y hay gente que está más preparada que nosotros en ciertas áreas, pero que son más jóvenes que nosotros. Sin embargo, tener padres o madres no es cuestión de edad, sino de experiencia.

Si deseas contar con padres espirituales, pide a Dios que los traiga a tu vida. Te invito a colaborar con Él y permitir al Espíritu Santo que te demuestre cómo puedes posicionarte como hijo o hija. ¿Puedes encontrar un lugar para servir en el que puedas dar de tu tiempo? ¿Puedes crecer al permitir que aquellos c te corrijan on sabiduría de una forma amorosa?

Déjame saber tus comentarios abajo.

Topics: IdentidadLiderazgoSin categorizar


¡

comments