¿SABES QUIÉN ERES? - Kris Vallotton

marzo 31, 2016

Todos nosotros amamos las historias de pasar de pobres a ricos; el pobre que lo logró, o el perdedor que derrotó al gran campeón. Admiramos a gente como el joven David que mató al enorme gigante, o a Ester, que se convirtió en una hermosa princesa y alteró el curso de la historia en una tierra extranjera.

QUITÁNDONOS LOS HARAPOS

Mi viaje personal para salir de la mentalidad de pobreza (quitarnos los harapos) comenzó cuando aprendí a amarme y a valorarme. El reto estaba, en que perdí a mi padre cuando tenía 3 años de edad, lo cual conllevó a que me criaran 2 padrastros abusivos. A los 18 recibí a Jesús e instantáneamente fui liberado de los “Harapos”, por decirlo de alguna forma, pero la lucha estaba en sacar los “Harapos” de mí. Así que, sin importar el pasado en que crecí, Dios estaba determinado a que yo fuera un príncipe en su Real Sacerdocio. Él preparó muchas circunstancias, que estaban diseñadas para liberarme de la prisión del pensamiento de pobre y así llevarme al palacio de Sus sueños.

Una de estas circunstancias transformadoras tuvo lugar hace muchos años, cuando se me dio anónimamente un increíble regalo de treinta mil dólares. Varios días pasaron antes de que finalmente descubriera la identidad de la amable persona. Él era nuevo en nuestra congregación y había asistido a una clase que impartí el año anterior.

Le envié una carta expresando mi agradecimiento, pero después sucedió la cosa más extraña. Lo evité inconscientemente por varios meses después de que él me dio ese increíble regalo. Entonces un día me encontré a mi mismo tratando de evitar que me viera en la iglesia. ¡De pronto me di cuenta de que algo iba realmente mal conmigo pero no tenía idea de que era! Me fui a dormir esa noche y no podía dormir. Finalmente en desesperación le dije a Dios, “Señor, ¿Sabes que va mal conmigo?”

“Sí,” me respondió inmediatamente

“¿Qué es?” pregunte cautelosamente

Jesús me dijo, “El problema contigo es que no te amas a ti mismo lo suficiente como para merecer treinta mil dólares. Estás asustado de que si ese hombre generoso llega a conocerte, se arrepentirá de haberte dado el dinero. Esa es la razón por la cual no quieres que se te acerque.”

La ansiedad se intensificó en mí. “¿Qué debo hacer?” pregunté.

“Aprende a amarte a ti mismo tanto como yo te amo. ¡Cuando lo hagas, esperarás que la gente te ame más cuanto más llegan a conocerte!” Me contestó.

Estaba pasmado, no podía creer cuál era la raíz del problema. Yo sabía que otros me amaban, (principalmente mi esposa y mis hijos) y sabía que el Señor me amaba. De lo que no me había dado cuenta es de que yo no me amaba a mí mismo.

 

CREADOS PARA SER ADORADOS

Al pasar de los años he aprendido que todos respondemos a nuestro ambiente dependiendo de la forma en que nos vemos. Cuando alguien nos ama más de lo que nosotros nos amamos, tendemos a sabotear nuestra relación con esa persona. Necesitamos entender que fuimos creados para ser adorados como príncipes y princesas, no como mendigos rechazados (no amados) encadenados en el castillo maligno de la mentalidad de esclavos. Esta revelación divina nos catapultará a nuestra misión encomendada por Dios de llevar su Reino glorioso al mundo oscuro y desesperado. Pero antes de que podamos llevar su luz al mundo, debemos experimentarlo primero nosotros mismos. Que el Amante de nuestras almas rescate nuestros corazones de la mentalidad de pobreza y nos coloque en la autopista de la santidad.

Para más sobre este tema, revisa mi libro De Mendigo a Príncipe / Supernatural Ways of Royalty.

Si quieres suscribirte a mis boletines, hazlo aquí: http://Krisvallotton.com/

¿Tienes problemas para amarte a ti mismo? Deja tus comentarios abajo.

Topics: IdentidadSin categorizar


¡

comments